¿Comprar o alquilar un trastero? Pros y contras

Muchas personas tienen la duda de si comprar un trastero o alquilarlo. Cada opción tiene sus ventajas y sus desventajas, y por eso que en este artículo te ayudamos a tomar una decisión. 

Comprar un trastero

Hay gente que opta por comprar un trastero por sus múltiples ventajas: haces una única inversión al inicio y tienes un espacio de almacenaje para toda la vida, puedes elegir la opción más barata y con una ubicación que se adapte a tus necesidades, etc. Pero comprar un trastero también tiene sus desventajas, como que deberás ser tú quien se encargue de su mantenimiento cambiando bombillas, limpiando, etc. Otro punto negativo es la seguridad. Los trasteros de compra normalmente están dentro de un edificio en la zona de los parkings y no suelen contar con videocámaras de vigilancia, sensores de acceso, etcétera, por lo que mucha gente puede acceder a ellos, que hace que haya tráfico de personas desconocidas. Además tendrás que pagar cuota de comunidad, IBI, posibles derramas, etc y asistir a las reuniones de la comunidad. 

El tema de las derramas es importante, ya que en fincas antiguas o que precisan de grandes obras de reparación, te puedes encontrar que tengas que pagar varios miles de euros como la contribución de tu trastero a arreglar el edificio. Es importante que te asegures que la finca donde está el trastero se encuentra en buen estado y no precisa de reparaciones importantes. Asesórate con un arquitecto porque este tipo de problemas no se suelen apreciar a simple vista.

Alquilar un trastero

Por otro lado, tenemos la opción de alquilar un trastero. A diferencia del trastero de compra, solo pagarás por el espacio que ocupes y no tendrás que preocuparte por estar pagando de más. En el caso de que tus necesidades cambiasen, puedes alquilar un trastero de diferente tamaño, cosa que no podrías hacer si lo compraras. Además la misma empresa se encargará del mantenimiento y gestión. En cuanto a la seguridad, los trasteros de alquiler cuentan con cámaras de vigilancia, control de acceso y sistemas de detección de incendios para garantizar la seguridad de tus pertenencias. La desventaja de alquilar un trastero es que tendrás que pagar un alquiler todo el tiempo que utilices el trastero, pero no tendrás que pagar ni IBI, ni gastos de comunidad, ni posibles derramas, etc.

Caso práctico

Aquí puedes ver un ejemplo para que compares las dos opciones. 

El precio de alquiler de un trastero de 3 cuesta 76,23 € al mes, es decir 914,76 € al año. La compra de un trastero cuesta 5.000 €. Es decir que, si lo alquilaras, en 5 años y medio lo habrías pagado, ¿cierto? Pues no. Si compras un trastero tendrás que pagar los gastos de la comunidad con arreglo a esa cuota de participación que se fije en la escritura de división horizontal del edificio y habrá que pagar por los cuartos trasteros igual que por la vivienda, aunque no vayas a usar las zonas comunes de esa comunidad. Además tendrás que pagar el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) e ir a las reuniones de la comunidad y pagar eventuales derramas de los gastos de comunidad. 

Por lo tanto, si necesitas un lugar seguro donde guardar tus bienes, alquilar un trastero es la mejor opción para ti.